Las aventuras de Tom Sawyer

   Las aventuras de Tom Sawyer

   de Mark Twain

   Índice

   Capítulo I

   Capítulo II

   Capítulo III

   Capítulo IV

   Capítulo V

   Capítulo VI

   Capítulo VII

   Capítulo VIII

   Capítulo IX

   Capítulo X

   Capítulo XI

   Capítulo XII

   Capítulo XIII

   Capítulo XIV

   Capítulo XV

   Capítulo XVI

   Capítulo XVII

   Capítulo XVIII

   Capítulo XIX

   Capítulo XX

   Capítulo XXI

   Capítulo XXII

   Capítulo XXIII

   Capítulo XXIV

   Capítulo XXV

   Capítulo XXVI

   Capítulo XXVII

   Capítulo XXVIII

   Capítulo XXIX

   Capítulo XXX

   Capítulo XXXI

   Capítulo XXXII

   Capítulo XXXIII

   Capítulo XXXIV

   Capítulo XXXV

   Prefacio

   La mayor parte de las aventuras escritas en este libro ocurrieron realmente; una o dos fueron experiencias mías, el resto, de niños que fueron compañeros míos. Huck Finn está tomado de la vida real; Tom Sawyer también, pero no de una sola persona — se trata de una combinación de características de tres muchachos que yo conocía, y por lo tanto pertenece al orden compuesto de la arquitectura.

   Las extrañas supersticiones que se relatan prevalecen entre los niños y los esclavos del Oeste en la época de esta historia — es decir, hace treinta o cuarenta años.

   Aunque mi libro está destinado principalmente al entretenimiento de niños y niñas, espero que no sea rechazado por hombres y mujeres mayores, pues mi intención en parte ha sido tratar de recordar gratamente a los adultos lo que ellos mismos fueron un tiempo, cómo sentían y pensaban y hablaban, y en qué raras peripecias se vieron envueltos a veces.

   EL AUTOR.

   Hartford, 1876.